¿Qué hago con mi mascota cuando viajo en avión?

¿Qué hago con mi mascota cuando viajo en avión?

En los últimos años el aumento de mascotas en los hogares ha crecido de manera exponencial. Muchas personas se han dado cuenta de que contar con un animal en casa provoca un montón de beneficios. Se ha despertado un movimiento animalista que nos hace sentir orgullosos. Ahora bien, es cierto que la sociedad todavía no está muy preparada para esta situación. Son muchos establecimientos y servicios que no tienen los medios para poder atenderles. Incluso, la prohibición (que feo suena esta palabra) está muy vigente.

Por eso, hoy queremos hablar sobre un tema que siempre crea controversia. ¿Puede viajar un animal en un avión? Nos ponemos en contacto con unos expertos como son Animales por Avión, del grupo Star Cargo, para que nos cuenten todos los detalles que hay que saber. Así la próxima vez que salga la conversación lo tendrás fácil.

Y es que el transporte de animales domésticos suele crear gran confusión, principalmente porque el transporte se tiene que hacer de forma necesaria, forzado por las necesidades de la vida. Para viajar se tiene que cumplir una normativa específica ya que se requiere una documentación concreta por parte de las aduanas, los veterinarios y las compañías aéreas.

Un viaje estupendo

Al contrario de lo que se puede pensar, el mayor problema que tenemos en el transporte de mascotas en avión, no es la seguridad del animal, sino la tranquilidad de sus dueños. Para tranquilidad de todos, las mascotas, una vez que entran en las instalaciones de la compañía aérea y son llevadas a la zona habilitada para animales, con veterinarios y personal especializado, asumen su situación y se quedan muy tranquilitos. Sin embargo, los dueños de los animales nos ponemos más nerviosos en su transporte por avión que ellos mismos. Así que lo primero que tenemos que tener en mente es que ellos van perfectamente.

El trasportín

Ahora bien, si dejamos atrás los lados sicológicos, otra duda bastante común consiste en encontrar el trasportín adecuado para el viaje, en función del tipo de animal, de su tamaño y de las características que piden las compañías aéreas. Y es que la mascota puede viajar, pero no irá en el asiento. Las empresas ofrecen un servicio personalizado, por lo que la mejor manera de saber qué trasportín necesita tu mascota para su transporte en avión, es que hagas una consulta y los profesionales te dirán cómo tienes que medir a tu mascota para que sepamos qué tamaño y modelo habrá que utilizar.

Transporte internacional

El trasportín adecuado en el transporte internacional de animales también es importante para el presupuesto, ya que la tarifa de envío se calcula en función del volumen que ocupa el trasportín dentro del avión. Una medición equivocada ocasiona un presupuesto erróneo y nos asegura que la compañía aérea rechazará el envío, en caso de que el trasportín sea demasiado pequeño. Por eso, hay que tener en cuenta este aspecto.

Dos tipos de envío

Envío como pasaje acompañado, en cabina.

Esta opción es la más adecuada si se tiene la posibilidad de que alguien acompañe al animal, ya que es la más económica, pero si no se tiene esta posibilidad o la compañía aérea no lo permite, entonces hay que mandarlo como carga. Si llevas a tu animal como pasaje tienes que contactar con tu agencia de viajes o directamente con la compañía aérea.

Envío como carga, en bodega.

Si envías a tu animal en bodega tienes que contratar los servicios de una agencia de carga. Ahora bien, cuando escuches la palabra bodega no tienes que temer nada. En Internet se encuentran muchas opiniones en referencia al envío de animales en bodega, fundamentadas en el desconocimiento, aclaramos las dudas las más frecuentes. No, no irá como si fuera un vino y tendrá que viajar a bajas temperaturas. Los dueños pueden estar tranquilos porque se realiza en bodegas presurizadas y acondicionadas, igual que los pasajeros. La norma exige en los documentos de transporte que el viaje se realice con una temperatura de 15 a 25 grados centígrados. Se trata, por tanto, de una temperatura regulada y óptima para todos los animales.

La sedación

Por último, son muchos los dueños de mascota que dudan entre sedar al animal o no. Esa es una decisión personal. Pero si debes tener en cuenta que algunas compañías aéreas prohíben expresamente la sedación en el transporte de animales domésticos, pues, al aplicar la sedación, baja la presión sanguínea que, con la altitud del vuelo, también bajará, ambas bajadas de presión podrían ocasionar un paro cardíaco al animal.

Con estos datos, creo que ya tienes suficientes argumentos para hablar de los viajes de las mascotas en avión. Por suerte hay empresas que lo tienen todo controlado. Ahora ya puedes viajar con tranquilidad junto a esa ‘personita’ a la que tanto quieres.

9 julio, 2019