Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

¿Eres artista y no consigues empezar a vivir de ello? Deja de trabajar gratis con estos consejos

Aunque la carrera de Bellas Artes es una de las más hermosas y satisfactorias que existen en la actualidad, la cruda realidad es que, una vez se terminan los estudios oficiales, muchos egresados encuentran un panorama desolador, con pocas salidas laborales y sin oportunidades para dedicarse a ello. De hecho, según el Análisis de la Inserción Laboral de los Universitarios realizado por la Fundación BBVA e Ivie, el grado de Bellas Artes se encuentra en la lista de las diez carreras universitarias con menos tasa de empleo en España. Los artistas y las artistas de este país, habitualmente, terminan trabajando en otras cosas o iniciando nuevas carreras.

Hay distintos motivos por los que esto ocurre, pero, principalmente, se debe a la falta de inversión pública y preocupación general por la cultura en el territorio, que da como resultado, una ausencia de trabajos bien remunerados y vinculados con las artes o las letras. Por otro lado, además de la falta de oportunidades, es muy común la explotación laboral en este sector, al hacer encargos o solicitar trabajar sin tener la intención de pagar nada a cambio, o cantidades poco competitivas, por el simple hecho de relacionar el arte con el ocio y no con el oficio. No obstante, quien se dedica a ello, sabe bien que se trata de una carrera compleja, en la que hay que invertir mucho tiempo, dinero, esfuerzo y energía; además de ser esencial para la sociedad al contribuir con la creación de patrimonio y cultura, y ayudar a modelar la sensibilidad y conciencia de las personas.

Con todo esto no estamos diciendo que sea imposible vivir del arte. De hecho, quienes logran tener éxito en este gremio, pueden llegar a enriquecerse mucho. No obstante, es innegable que, para llegar a este punto, se necesita muchísimo esfuerzo y confianza en uno mismo. ¿Eres artista y no consigues vivir de ello? En este post te damos algunos consejos para guiarte en tu búsqueda de salidas laborales.

Reflexiona sobre las posibles salidas que existen y enfócate en ellas

 

Vamos a dividir las posibles salidas que existen en dos grandes grupos (aunque cada uno está lleno de subcategorías). Por un lado, están aquellos trabajos vinculados con la enseñanza o el oficio del arte más manual; y, por otro, aquellos vinculados al genio, el pensamiento o la sensibilidad. Si tienes claro que quieres dar clase en educación primaria o secundaria, o tener tu propio centro de enseñanza artística, en realidad, ya sabes lo que tienes que hacer y, aunque el camino no es sencillo, debido a que existe mucha competitividad, puedes empezar a enfocarte en lograrlo. En el caso de que te quieras dedicar a producir tu propia obra y vivir de tus creaciones, o a la gestión cultural, todo es mucho más inestable, aunque, claro está, si lo logras, terminará siendo muy grato.

Encuentra tu identidad artística

 

Antes de empezar a buscar oportunidades para vivir de tu producción, debes tener clara cuál es tu identidad artística. Con esto nos referimos a que tu obra tiene que ser fácilmente reconocible, da igual que pintes, esculpas, dibujes, ilustres o hagas performance. Tener una identidad artística es muy parecido a tener una marca individual y has de trabajar mucho porque sea original, para que llame la atención y pueda destacar en el mercado.

No dejes de buscar oportunidades

Un/una artista que empieza, no puede dejar de buscar nunca. Debe de estar siempre alerta de las posibles oportunidades que vayan apareciendo. Nos referimos a premios, ayudas o becas a la creación que, además de tener una recompensa económica, también servirán para crear una buena reputación, que te ayudará mucho en el futuro. En este punto, te recomendamos que visites con frecuencia el portal Injuve vinculado al Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030 del Gobierno de España, a donde se suben las convocarías más importantes del país. Nuestro consejo es que te presentes a todo lo que puedas.

Socializar también es parte del trabajo

 

En el mercado del arte, conocer gente es prácticamente el ochenta por ciento del trabajo. Se ve muy claramente en el mundo de las galerías de arte. El objetivo de las galerías de arte, es hacer de mediadoras entre los artistas y el público. Encontrar una galería que te represente, te ayudaría a tener un lugar donde exponer tu trabajo y, lo más importante, donde acceder a posibles compradores. No obstante, es un mundo muy competitivo, y no es nada sencillo hacerse un hueco. Lo más importante, en este sentido, es estar presente en el lugar y el momento adecuados. Por esto decimos que socializar es parte del trabajo. Deberás asistir a todas las inauguraciones y eventos relacionados con este mundo, con el objetivo de vincularte con personas que te puedan ayudar. Sin embargo, con esto no pretendemos hacerte creer que tu actitud deba de ser interesada, puesto que esto, repelerá a las demás personas. Tienes que estar abierto a colaborar sin que parezca que sacar provecho es lo único que te importa.

Trabaja en crear una marca o empresa

Uno de los errores más frecuentes de las personas que se dedican al arte, es creer que crear va a ser lo único que tengan que hacer. La realidad es muy diferente. Un/una artista tiene que estar continuamente haciendo burocracia, y modelando las bases de su marca u empresa. En la actualidad, es imprescindible que tengas tus redes sociales bien cuidadas, y que seas activo/a. En el caso de que ya quieras empezar a vender tus obras, necesitarás disponer de una buena página web o tienda online. Los especialistas en diseño web de Deindo ideas te podrían ayudar y asesorar a encontrar una solución web según las características y necesidades de tu proyecto individual. Es muy importante que tengas una presencia fácil de identificar y accesible en internet.

Confía en ti y lucha contra el síndrome del impostor

 

Por último y más importante: confía en ti. Por mucho que te esfuerces, es posible que el éxito no llegue tan rápido como esperas. En este proceso, encontrarás momentos de desesperación en los que te plantees si de verdad eres bueno o buena en lo que haces, y tengas que luchar contra el síndrome del impostor. Si perseveras, alcanzarás tus objetivos; si te rindes, será mucho más difícil.

¡Mucho ánimo y buena suerte!

Comparte

Facebook
Pinterest
LinkedIn
Twitter
Email

Tambie te puede gustar

Los mejores peinados para el verano

Si te has planteado abrir una peluquería, porque tienes algo de conocimiento en el sector, debes decorar el centro de belleza con los colores de tendencia. En tu peluquería debes utilizar los mejores productos de lacas, secadores, rizadores de pelo,

¿Cómo se pueden reconocer unos buenos zapatos?

Muchos hombres y mujeres consideran que los zapatos son uno más de los muchos accesorios que llevan consigo. Pero al principio no siempre se dan cuenta de que un buen calzado es la base para andar y correr cómodamente. Según

Scroll al inicio