¿Cómo se debe equipar un baño público?

¿Cómo se debe equipar un baño público?

Para que un espacio sea funcional este debe estar equipado con el mobiliario y los accesorios  necesarios para que cumpla con sus funciones previstas, por ejemplo, en el caso de los baños públicos, que son de los que hablaremos en este artículo, deben tener el mobiliario necesario para que las personas realicen sus necesidades de aseo personal y que brinde, espacio, comodidad y limpieza.

También deben estar pensados y distribuidos para recibir una cantidad masiva de personas pensando que estamos hablando de espacios ubicados en, por ejemplo, universidades, centro comerciales, hospitales y otros centros de mucha afluencia.

Por lo general, estos baños se dividen por sexo, aunque ya estamos comenzando a ver baños mixtos y familiares en muchos lugares. Pero, también debemos tomar en cuenta espacios destinados para personas con discapacidades y madres que necesiten de ciertas facilidades para cambiar y atender la necesidades de sus pequeños, y que de hecho no deberían ser consideradas facilidades “exclusivas” si no estar siempre a disposición de quien lo necesite.

Veamos a continuación, como distribuir y equipar estos espacios públicos:

Distribución de los componentes

Por supuesto, sabemos que lo básico que debe tener un baño, para que sea tal son los inodoros, lavabos, espejos, portarrollos, dispensadores de jabón o secadores de manos. No obstante, también es importante que sepamos como distribuirlos en el espacio.

Cuando lo planifiquemos debemos darle prioridad a la accesibilidad, y es que un baño público lo primero que debe permitir es la movilidad a través del espacio de todas las persona que necesiten usarlo y que por lo tanto, este esté libre de obstáculos físicos que puedan impedirlo. Entonces, un baño público debe ser amplio, para albergar el mayor aforo posible, a personas en sillas de ruedas o madres con carritos de bebés.

Así, la idea es que una silla pueda girar y moverse en un diámetro de 1,5 metros dentro del recinto. Si no se cuenta con mucho espacio, es aconsejable que el inodoro se encuentre lo más alejado posible de la puerta y que sea el lavabo lo que esté más cerca. Por último, debemos cuidar que la puerta se abra hacia el exterior, de forma que no estorbe dentro del espacio.

Inodoro

Los inodoros y su distribución son parte clave en el montaje de un baño. En el mercado existen cientos de estilos diferentes, unos más sencillos que otros, de diferentes materiales, características y tamaños, de forma que se debe elegir el que mejor se pueda distribuir dependiendo del espacio con el que contamos.

Es importante pensar en las personas con movilidad reducida y apostar inodoros adaptados a ellos, los cuales deben tener una altura de entre los 46 y los 48 cm. Además, es importante dejar un espacio libre de 80 cm a un lado del mismo, para facilitar el traslado al inodoro del usuario desde una silla de ruedas.

Lavabo

Los lavabos no solo se tratan de piezas de gran funcionalidad para mantener el aseo personal de las personas que utilizan el baño, sino una forma de reflejar el cuidado hacia el detalle de la empresa o el establecimiento.

Este debe denotar limpieza, pulcritud y cuidado, además de tener un estilo bien pensado que combine con el estilo del lugar. Recordemos que esto será lo primero que vean los usuarios al entrar y por lo tanto serán la primera impresión que estos se lleven. Así deben cumplir con:

  • Para servicios espaciosos, los lavabos sobre encimera son la última tendencia. Si, por el contrario, es un aseo reducido, decántate por un modelo suspendido, que aporta funcionalidad sin quitar espacio.
  • También es importante que no tenga pedestal ni faldón para que las personas en sillas de rueda puedan usarlos sin verse obstaculizados.
  • La altura libre inferior debe ser de aproximadamente 70 cm y la altura máxima del lavabo de 80 cm.
  • La grifería debe ser de tipo palanca para que sea fácil de usar por todos los usuarios.
  • Los elementos de alrededor del lavabo, como los dispensadores de jabón o el secador de manos, deben ser instalados a una altura máxima de 110 cm.

Espejo

Los espejos son una parte importante también. Los más recomendable son los que tiene luces led, ya que aportan modernidad, luminosidad y frescura al espacio; además de ahorro energético.

Un espejo puede resaltar el brillo de los aseos en tonos claros, así como dar sensación de amplitud en los que son angostos. Pero, para cumplir esta función, estos deben tener:

  • Una forma plana, ya que los inclinados ya no se están usando porque no suelen ser muy cómodos.
  • Deben comenzar inmediatamente al terminar el lavabo para que la altura sea adecuada para que las personas que están sentadas en una silla de ruedas puedan verse sin problemas.

Accesorios de los baños públicos

Los baños no podrían ser tan funcionales si no contaran con un grupo de accesorios que permiten que las personas realicen las actividades propias de este espacio con facilidad. Hablamos de elementos como el portarrollos de papel, el dispensador de jabón, el secamanos y, en algunos hoteles, el secador de pelo.

Los usuarios valoran en demasía poder encontrarlos todos y que siempre estén recargados. No solo para poder cuidar su higiene, sino como a modo de evaluar la calidad del hotel, establecimiento o centro en el que están.

Para crear un baño accesible es fundamental que todos los accesorios como interruptores, secadores de pelo, dispensadores de papel o dispensadores de jabón estén situados a una altura máxima de 1,2 metros desde el suelo. Además, el papel higiénico desde estar ubicado a una distancia que pueda alcanzarse estando sentado en el inodoro, no superior a los 40 cm.

En cuanto a ellos también se pueden tomar decisiones de diseño dependiendo del presupuesto y el espacio. Por ejemplo, tenemos para elegir diferentes dispensadores de jabón, diferentes estilos de secadores de mano, unos más complejos que otros. Incluso, en algunos baños de alta gama, también encontramos lockers, sofás, decoración floral, etc.

De hecho, hay personas que valoran muchísimo que cada compartimiento tenga una percha en la puerta para colocar sus pertenencias personales y aromatizadores.

Elementos de seguridad

Hoy en día ya se sabe que un baño no está completo sin ciertos elementos para la seguridad de los usuarios. Con estos nos referimos, justamente a las barras de seguridad para personas con movilidad reducida y que deben instalarse en los baños adaptados para este público a 40 cm como máximo del eje del inodoro.

Aunque estas barras pueden servir también para el público promedio que quisiera utilizar los baños públicos sin tener que apoyarse por completo en los inodoros, en estos caos, pueden estar a una altura de 75 cm en sentido horizontal, quedando totalmente recta y fija.

Por último, es muy importante que los seguros de cada cubículo siempre estén en óptimo estado, ya que es un asunto de privacidad que hace sentir más cómodas y seguras a las personas.

Aspectos a tener en cuenta en baños públicos

El equipo de Meprolin, proveedor de productos de limpieza en canarias nos comparte los principales aspectos que deben cuidarse al hacer el montaje de un baño público:

  • La higiene. Por supuesto que es un aspecto clave, ya que a través de una higiene extrema mantenemos el baño libre de bacterias que puedan causar enfermedades a quienes lo usan. Además, nadie quiere utilizar un baño que este mugriento, con los inodoros tapados, los suelos mojados y que apeste. También es un asunto de ofrecer comodidad a quienes lo usan. Para poder cumplir con este trabajo, debemos procurar usar materiales que sean de fácil limpieza, resistencia y que no acumulen bacterias con facilidad. Además de mantener una limpieza constante de todo el espacio, incluyendo los basureros.
  • Fácil limpieza y mantenimiento sencillo. Todos los elementos y materiales apostados dentro del baño deben ser pensados para permitir una facial limpieza y mantenimiento, de forma que se pueda realizar de forma constante durante el día sin problema.
  • Durabilidad y resistencia. Esta será una zona de gran transito y que albergará a gran afluencia de personas por lo cual el acabo y material de los elementos y accesorios debe ser de calidad y duraderos.
  • Fiabilidad. El equipamiento de baño de espacios públicos debe ser práctico y funcional en el uso, como también fiable y seguro para las personas.
  • Sostenibilidad. Justamente por la gran afluencia de personas que estará utilizando este espacio, debemos procurar adaptarlo para que sea lo más sostenible posible, permitiéndonos un ahorro energético no solo para la instalación pública, sino para Igualmente debemos evitar grifos goteando, inodoros tapados o votándose, luces encendidas todo el día, etc.
  • Accesibilidad. Estos espacios deben estar pensados para dar accesibilidad a todas las personas, incluyendo aquellas con discapacidades del movimiento, familias con niños pequeños, diferentes sexos, edades, etc.

Siguiendo estas indicaciones se logrará distribuir baños cómodos, funcionales y limpios que puedan brindar la limpieza y el confort que el público merece y que además, brinden una excelente imagen de pulcritud y eficiencia para las empresas.

23 noviembre, 2022