Cómo pintar tu casa en sencillos pasos

Cómo pintar tu casa en sencillos pasos

¿Has pensado que puedes aprovechar este verano para pintar la casa? Si lo haces, no solo darás a tu casa un aire nuevo, sino que además, hará que te sientas tú también mucho mejor, como renovada. Para empezar, tu propia casa, es un reflejo de tu interior, así que, si la arreglas, te estarás arreglando a ti misma. Prueba a cambiar de color, a darle un tono más claro, o más brillante, o más llamativo y vivo. Si tienes peques, puedes pintar sus dormitorios de colores, o una habitación de una tonalidad diferente.

Si te quedas sin vacaciones, si no tienes plan para este verano, si no sabes qué hacer durante los fins de semana, ya tienes plan, pintar tu casa tú mismo. Te saldrá mucho más barato que si contratas a una empresa especializada y además, hará que te sientas muy satisfecha. Ya sabes, el hazlo tú mismo, es algo más que una moda.

A continuación, te decimos cómo pintar tu casa tú misma en sencillos pasos. Verás como no tiene ninguna dificultad, y con un poco de paciencia e imaginación conseguirás unos resultados asombrosos, dignos del mejor profesional. ¡Empezamos!

Pasos para pintar tu casa fácilmente

1. Planificación. Este siempre ha de ser el primer paso en cualquier proyecto que decidas emprender. Piensa si quieres pintar toda la casa, o si por el contrario prefieres dedicarte a una zona o a una estancia del hogar en concreto. Lo mejor es que empieces por las que menos cosas tenga o la más espaciosas, y de esta forma, si lo necesitas, podrás meter las cosas de las otras habitaciones en ella cuando llegue el momento de pintarlas.

2. Prepara el material y comprueba si lo tienes todo: cinta de pintor, plástico y papel protector, masilla, lija, espátula, rodillo grande y pequeño, cubeta para rodillos, paletina, pintura y esmalte. Puedes sustituir el plástico de pintor por sábanas viejas.

3. Prueba con colores diferentes antes de aplicar la pintura. Esta es la mejor forma de acertar con el color, sino, corres el riesgo de que el resultado final no te guste. Has de tener en cuenta que la pintura oscurece cuando se seque. Así que, no te pases. Si ves que no queda del mismo color del bote, no te pongas a aplicar más y más. Además, el color se verá distinto en función de la hora del día.

4. Prepara las paredes. Tendrás que limpiar las paredes y hacer los arreglos que sean necesarios. Tienes que lijarlas bien, limpiar el polvo, darles una imprimación y aplicar masilla antes de pintar, ya que la simple pintura no consigue eliminar las imperfecciones. En caso de tener algún desperfecto, añade un poco de masilla para tapar pequeñas grietas y agujeros. Es posible que una vez seca, tengas que volver a echar algo más de masilla. Después, lija y limpia.

5. Protege muebles y superficies

A continuación tendrás que poner cinta de pintor en zócalos, esquinas de techos, puertas y marcos y cubre la cinta de las persianas y los interruptores. En el suelo, mejor papel que cartón, porque el papel es más flexible.

6. Elige la pintura que más se adapte a tus necesidades

La mejor opción es usar pintura plástica para todas las estancias, incluso cocina y baño, tienen unos tonos muy naturales y casi no huelen. Pero hay otras opciones, como las antialérgicas o las ecológicas, o incluso con perfume. Desde aquí te recomendamos comprar la pintura en la casa del pintor, al igual que el resto de los materiales y herramientas que necesitarás. En esta tienda online se puede comprar absolutamente de todo lo necesario para pintar un vivienda. Solo cuentan con productos de primera calidad y de las principales marcas. Entra en su página web y comprobarás la cantidad de opciones diferentes que tiene. En su amplia gama de pinturas, seguro que encontrarás la que más te conviene.

Si vas a utilizar esmaltes, te aconsejo los acrílicos y no sintéticos, pero según los expertos en materia, se obtienen mejores resultados con pintura plástica.

7. ¿Por dónde empezar? Empieza por el techo para poder cubrir las gotas que caigan sobre las paredes. En caso de haber desperfectos, empieza por ahí y así podrás aprovechar para pintar esquinas.

8. Una vez hayas terminado deja secar durante 6 horas y a continuación echa otra capa, a no ser que uses pintura monocapa, que es un poco más cara.

9. Elimina la cinta y haz los retoques necesarios con un pincel o un rodillo pequeño.

10. Listo, ya tienes tu casa pintadita y como nueva. Que la disfrutes.

16 julio, 2019