¿Cómo comenzar un vivero propio?

¿Cómo comenzar un vivero propio?

España es un tierra muy lucrativa y rentable para aquellos que quieren explorar en la industria de la siembra y la cosecha y abrir su propio vivero, o para el que le guste la industria el vino, su propio viñedo.

Lo primero es sentir que tienes habilidades para este tipo de actividad económica y para hacerte de un lugar en este mercado; segundo, debes tener conocimientos, al mensos básicos, sobre esta ardua labor de siembra y cultivo, y por último, armarte con los recursos necesarios y seguir los pasos establecidos para convertirte en una industria en esta rama.

Recuerda que debes dedicarte a tu vivero, donde sea que este se encuentra, cuidar de las flores y las plantas, cosechar con paciencia y dedicación tu fruto, cualquiera que hayas decidió que sea, sobre todo si has decidió que sean las uvas, las cuales necesitan de mucho mimo y de un proceso largo y meticuloso para dar un buen producto, y luego tener habilidad para convertirlo en un negocio rentable.

Aquí te ayudaremos con todo lo que necesitas y el paso a paso que se suele seguir para comenzar tu actividad económica en esta industria, esto de la mano de unos expertos en el campo, el equipo de PlantVid, viveros, uvas  e injertos.

El paso a paso para abrir un vivero

Los pasos para abrir un vivero son:

  • Pregúntate por qué quieres abrir un vivero. Como te hemos dicho, necesitas tener ciertos conocimientos y habilidades, incluso, algo de pasión por las actividades de siembra y cosecha, y por cuidar las flores, las plantas y sus frutos hasta que se obtengan el producto a comercializar.
  • Infórmate sobre el mercado. Esto es algo que debe hacerse antes de comenzar cualquier proyecto económico, el estudio de mercado. Estudia como se mueve el mercado actual, como podrías hacerte un hueco en el, cual sería la inversión, la ganancia y en cuanto tiempo podrías obtenerla, pero por sobre todo, los riesgos y las ventajas frente a ti, de forma que tengas un plan de negocio realista y eficaz. Más importante aún analiza tu público target para que puedas saber como atraerlos y lograr las ventas deseadas.
  • Vuélvete un experto. Hay cientos de cursos (y hasta carreras en la Universidad) que tratan todo lo relacionado a las plantas, los cultivos, etc. Si trabajas por convertirte en un conocedor en tu área de mercado, será más fácil llevar tu negocio al éxito y desenvolverse en el mercado con sus cambios, altas y bajas. Además, esto te da mayor credibilidad, profesionalidad y estatus de cara a socios y dientes.
  • Chequea cuáles son los permisos o habilitaciones que necesitas. Todo negocio necesita del desarrollo de una base legal para funcionar según lo que dicta el gobierno regulador. En el caso de un vivero, deberás seguir la legislación vigente en tu lugar de residencia.
  • Elabora un buen plan de negocios. No se puede comenzar con un negocio sin desarrollar su correspondiente plan. Aunque parezca una tarea burocrática, en versad te sirve para sentar las bases de tu comienzo en la industria y tener clara tu proyección a futuro, Además que sirve muy bien para pedir ayudas en bancos u organismos y para atraer a socios o inversionistas que quieran aportarte en tu proyecto.
  • Averigua sobre los seguros. No está de más que contrates los seguros básicos para proteger tus instalaciones y tu proyecto en caso de algún accidente, desgracia o incluso, en caso de pérdidas.
  • Hazte parte de la industria. Esto quiere decir que es bueno que averigües las organizaciones y sindicatos de tu industria para que te incluyas en ellas, de esta forma podrás tener más contactos, beneficios y apoyo en caso de algún problema.
  • Determina el lugar para montar el vivero. Las ordenanzas de zonificación a veces pueden ser complicadas., ya que un vivero es considerado como “agricultura”, pero también puede llamarse “agronegocio”. Así se deberá evaluar las plantas y los frutos con los que vas a trabajar para poder dar la correcta clasificación a tu nuevo negocio.
  • Construye los invernaderos y demás instalaciones.  Los viveros requieren de una infraestructura específica, como un sitio para guardar las macetas en invierno, otro para los almácigos, un lugar interior y otro exterior, espacio donde regar, etc. Por lo que debes proveerte de todo ello.
  • Considera el área para el riego. Las autoridades locales pueden exigirte ciertos permisos para poder disponer de agua para regar tus plantas, árboles y flores, además de que tienes que hacerte con la maquinaria para poder llevar a cabo la tarea como por ejemplo, dispersores automáticos o riego por goteo.
  • Busca materia prima de calidad. Ya que hablamos de que vas a trabajar con la producción de alimentos, o por ejemplo, vinos, tu materia prima es de gran importancia. Debes hacerte con proveedores que te garanticen materia de buena calidad y que te provean sin falta en las cantidades necesarias y a precios que te sean rentables.
  • Arma una buena campaña de publicidad.Por supuesto, la publicidad es parte de todo negocio que se inicie. Esta es la que nos ayudará a ponernos en el radar de nuestros posibles clientes y lograr que nos conozcan, nos elijan y lograr esas tan deseadas ventas. No se trata de salir por la televisión, se trata de, dependiendo el presupuesto con el que contemos, poder desarrollar estrategias de marketing, ya sea tradicional, o digital,  que nos aseguren nuestra promoción.

¿Qué materiales y equipo necesitas?

Cuando hablamos de un vivero necesitaremos lo siguiente:

  • Tierra. Esto es lo básico, un pedazo de tierra donde comenzar tu cultivo. Esta debe ser fértil, fácilmente cultivable, tener un buen drenaje y que no cueste más de 5 por ciento. Además, debe estar libre de la contaminación de los pesticidas y otros productos químicos.
  • Riego. Como dijimos anteriormente, es muy importante instalar un sistema de riesgo. Tener un acceso a agua limpia y segura de los lagos, pozos, arroyos, o una fuente de agua municipal e implementar la utilización de aspersores o mangueras subterráneas automatizadas.
  • Equipo. Se necesita un sistema de riego, inyectores de aplicación de fertilizantes, equipos para esterilizar el suelo y aplicar pesticidas, camiones, tractores y remolques, contenedores de plantas, herramientas de jardinería, depósitos de almacenamiento o cobertizos para herramientas y productos químicos y equipos de oficina.
  • Variedad de plantas. Dependido de la naturaleza de tu vivero, o de si prefieres un viñedo, las plantas que debes incluir varias, pero por ejemplo, puedes ofrecer:
  • Plantas ornamentales
  • Plantas frutales
  • Bonsáis
  • Flores
  • Arbustos
  • Aromáticas / medicinales
  • Plantas de interior o sombra
  • Plantas de exterior o de sol
  • Cactus
  • Palmas
  • Adicionalmente puedes vender:
  • Compost
  • Pasto
  • Follajes tropicales
  • Tierra para macetas
  • Accesorios de jardinería
  • Semillas

¿Y si quiero un  viñedo?

En caso de que tu idea sea convertir tu tierra en un viñedo, especializado solo en la producción de uvas para los más deliciosos vinos, también debes tomar unas ciertas medidas específicas. PlantVid nos cuentan cuales son:

  • Escoge las uvas

Existen variedad de uvas dependiendo del clima, por lo que debes elegir entre las que son para: clima continental, clima oceánico y clima mediterráneo:

  • El clima continental. Es el común en el centro de Europa, presenta cambios estacionales y precipitaciones durante todo el año. No obstante, durante el otoño, sus temperaturas son frescas, ideales para mantener la acidez y los aromas de las uvas.
  • El clima oceánico. Característico de las proximidades de las costas Europeas y que se caracteriza por precipitaciones son abundantes.
  • El clima mediterráneo. Es habitual en el sur Europeo, con veranos secos y cálidos, e inviernos suaves y húmedos. El calor del verano puede ser extremo.

 

  • Elige el lugar del viñedo

El lugar es bastante importante ya, ya que de este depende que tan bien crecerán las uvas. Por ejemplo:

  • Las uvas crecen bien en pendientes.
  • Las pendientes con dirección al sur alargan la temporada de cultivo, y con dirección al norte se acorta.
  • La tierra debe tener un pH entre 5,5 y 6,5, no debe ser mayor a 7.

Incluso, muchas veces esto afectará sobre la Denominación de Origen de tus vinos, ya que en unas regiones son más producidos un tipo de vinos que otro, y las tierras son más prolijas para un tipo de siembra.

  • Planta la cantidad adecuada de uvas

Se necesitan aproximadamente 9 kg de uvas para producir 4 litros de vino, y 2,5 kg para producir 1kg. Generalmente, las vides producen aproximadamente 2,25 kg por cosecha.

Si quieres producir 300 litros, necesitarás un aproximado de 300 vides. Además, debes asegurarte de dejar espacio suficiente entre cada fila de vides, un aproximado de 1,8 m para ser exactos.

Finalmente, te recomendamos siempre cultivar uvas adicionales a las que quieres trabajar.

  • Toma en cuenta el clima

Es importante estudiar el clima donde quieres desarrollar tu viñedo: las temperaturas, las precipitaciones, las heladas y las sumas térmicas, de forma que sepas que son los favorables para  la producción de las uvas.

Debes saber cual es la mejor temporada para cultivar, los cuidados que debes tener con tu siembra durante las diferentes estaciones y cundo están listas para ser cosechas y trabajadas.

21 diciembre, 2022