Climatización, ese oscuro deseo

Climatización, ese oscuro deseo

España siempre ha sido un país en el que nunca se han sufrido grandes cambios extremos de clima, por eso, tradicionalmente, no somos como países tipo Noruega o Finlandia, donde es prácticamente imposible vivir sin sistemas de climatización en el hogar. Sin embargo, la comodidad y la mejora en el nivel de vida ha hecho que nuestros deseos pos conseguir cierta calidad en los hogares incluya ese sistema de climatización que algunos ansiamos y otros ya disfrutamos.

Las viviendas de nueva construcción suelen contar ya con sistemas preinstalados, pero la mayoría de edificios no tienen esa ventaja. Hasta hace pocos años, lo que primaba en los hogares españoles, sobre todo del centro y sur del país, era la instalación de aire acondicionado como mucho, ya que el calor aquí sí que aprieta con ganas y, teniendo en cuenta el camino que llevamos, cada vez va a ser más necesario refrescar nuestros hogares en las rachas más calurosas del verano. Ahora, poco a poco, esos aires acondicionados se están pidiendo con bomba de calor, un sistema que también es capaz de caldear estancias con la ayuda de la aerotermia. Y no es que antes los aires acondicionados no tuvieran esa bomba de calor, porque la gran mayoría sí la llevaba ya incorporada, sino que no era algo que nuestra sociedad demandara porque seguíamos anclados a las estufas y los radiadores, a pesar de que en otros países eso parece del siglo pasado. Y en cierto modo lo es.

El problema es que la mayoría de españoles, que no tenemos casa nueva, no disponemos de ningún tipo de instalación similar y hacernos con un aparato de aire acondicionado y bomba de calor, dentro de que es lo más económico, no es moco de pavo, pues estamos hablando de una media de 500 euros por aparato y, si quieres tener en salón-comedor y dormitorios, te metes en los 1000 o 1500 euros como mínimo (si es que no son más). Pero como en  todo, hay meses y meses, y no es lo mismo comprar e instalar ahora un aire acondicionado que en pleno agosto o en diciembre.

Atención, estamos en un mes perfecto

Según los profesionales de la empresa García Guirado, marzo es uno de  esos meses perfectos para pedir presupuesto ya que no hace ni frío ni calor.  Y es que a partir de mayo, cuando empiezan a subir las temperaturas, los precios de los aires a condicionados también empiezan a subir porque el verano es la época de mayor demanda. Aunque tampoco podemos perder de vista el invierno, ya que los meses de diciembre, enero y febrero también suelen subirse algo los precios debido a la gran cantidad de personas que demandan estos aparatos con bomba de calor para abaratar un poco la factura de luz que pagan por culpa de los radiadores eléctricos o las estufas de gas.

Es decir, que los mejores meses para buscar profesional y pedir presupuesto son octubre y marzo. ¿Os lo habéis apuntado ya? Pues tomad nota porque nunca viene mal ahorrarse unos euritos.

Cuidado con el clima

Y es que más nos vale prepararnos ya para lo que se nos viene encima. El aumento de temperaturas en todo el globo terráqueo hará que las zonas más al sur de nuestro país empiecen a parecerse más a África que a Europa, tanto por el clima, seco y caluroso, como por el paisaje que nos van a dar sus campos.

Si ya es complicado residir en ciudades como Sevilla en pleno agosto, en Murcia o en Alicante, imaginad lo que será seguid residiendo en ellas dentro de 10 años. Sí o sí, los habitantes de esas ciudades van a necesitar refrigerar sus hogares, puestos de trabajo, y cualquier otro tipo de estancia. De hecho, ya es importante hacerlo para evitar golpes de calor, sobre todo en ancianos y niños. Pero aún lo será más.

Por suerte, cada vez somos más los concienciados ante el problema. La asociación “Jóvenes por el Clima” ya está pegando fuerte en nuestro país con movilizaciones en Girona, Barcelona y Madrid, siguiendo los pasos del movimiento internacional “Youth for Climate” donde la activista Greta Thunberg está dejando huella.

27 febrero, 2019