¿Por qué debo reformar mi negocio?

¿Por qué debo reformar mi negocio?

Suele pasar que aquellas pequeñas y medianas empresas que han logrado alcanzar un buen desempeño y una suerte de éxito en sus procesos, se planteen la idea de hacer reformar en su oficina o negocio por distintas razones. Por ejemplo, puede que la imagen de tu empresa necesita un cambio, tus instalaciones han ido sufriendo un desgaste notable y esto esté afectando las labores de tus empleados, o que sencillamente quieras hacer un mejor aprovechamiento del espacio a mano.

3 Razones para remodelar nuestro negocio

Con el paso del tiempo, cualquier diseño de espacio va sucumbiendo ante la aparición de tendencias más actuales. Estas cambian a la orden del día, a partir de ellas se mueve el mercado y las preferencias de los consumidores y si no las sigues tu negocio comienza a sentirse desfasado. Sea cual sea el estilo de tu negocio, es importante renovarlo cada cierto tiempo, para tener algo nuevo que ofrecerle a tu público. Los consumidores aprecian poder adquirir sus productos en espacios donde también se pueda aprovechar de una experiencia que contar, por lo que si tu negocio tiene ese toque diferenciador, esto atraerá más clientes satisfechos que quieran repetir la visita y recomendarla a otros.

Por otro lado, no todo se trata de estética, sino también de funcionalidad. Tienes que considerar que los espacios pueden no haber sido pensados para su aprovechamiento óptimo en un inicio. Por lo que esto también crea la necesidad de remodelar tu local.

  1. Llamar la atención a nuestros futuros clientes

Nuestro local debe ser fácilmente reconocible; debe reflejar su propia personalidad, que se debe percibir tanto en el interior como en el exterior de este.

Cada detalle de la decoración debe comunicarles a tus clientes la personalidad de la empresa. Debe tener un diseño funcional que atrape al cliente solo con verle desde fuera y que una vez adentro del mismo, la estética mantiene su interés y además le proporciona comodidad durante su proceso de compra.

  1. Tener más funcionalidad y confort en el local

La funcionalidad es otro factor clave, por lo que debemos procurar una buena distribución de los espacios de nuestro local, de forma que las diferentes zonas se integren entre sí. Así, el espacio será funcional y estético tanto para el que trabaja como para el que lo disfruta.

  1. Mejorar el diseño del interior

El diseño del interior tiene dos funciones fundamentales:

  • La primera, es que una vez dentro del local la decoración debe impresionar y captar la atención del cliente, lo cual sirve de estrategia de venta y exposición.
  • La segunda, es que si tu local está bien decorado y bien distribuido transmite una sensación de estar comprando algo que tiene un valor añadido, ya que podrías encontrar todos los productos sin obstáculos y con una buena presentación.

La calidad del ambiente en el local es fundamental  para que el negocio funcione. Los colores, la luz, la música y los elementos decorativos son las piezas base para mejorar el ambiente, haciendo que el cliente  tenga ganas de volver a nuestro negocio una y otra vez.

En la decoración de nuestro local comercial hay que prestar una atención especial a los siguientes elementos:

  • Fachada exterior: Debe mostrar una imagen corporativa potente que llame la atención del futuro cliente.
  • Rótulo:Debe ser visible y reconocible.
  • Decoración interior: Al escoger los revestimientos y colores adecuados logramos transmitir la personalidad del local y crear espacios cómodos.
  • Distribución: Se debe procurar espacios funcionales tanto para nuestros empleados como para nuestros clientes.
  • Luz: Con el uso de las luces podemos mejorar los contrastes, resaltar algún detalle que nos interese y enfocar la atención del cliente sobre determinados productos.

¿Cuál debe ser nuestro objetivo al reformar nuestro negocio?

La reforma y decoración de un local debe conseguir:

  • La facilidad de venta de nuestros productos.
  • Reconocimiento de marca
  • Espacios funcionales
  • Mejorar la capacidad de venta
  • Crear un ambiente cómodo para el cliente y los trabajadores
  • Fidelizar al cliente

Cuando se plantea la remodelación de un local el principal objetivo debe ser la funcionalidad, identificar la decoración con la imagen de la marca y que el flujo de trabajo sea armonioso con el diseño y la arquitectura del local.

Un local que sea hermoso pero que no sea funcional, no servirá como espacio de trabajo ni atraerá ventas, por lo tanto no cumpliría con los objetivos de la empresa.

Manos a la obra: pasos para una remodelación funcional

Ya que remodelar no solo representa un cambio positivo, sino que también implica ciertos gastos, esfuerzo y tiempo que debes administrar inteligentemente para el logro de tus objetivos, te recomendamos crear un plan que te sirva de guía durante todo el proceso de remodelación. Este debe incluir desde los aspectos que necesitas cambiar, hasta la cantidad de dinero que tendrás que invertir para ello, e incluso el tiempo te tomará llevarlo a cabo.

  1. Evalúa el espacio a remodelar

Para comenzar tu plan, debes evaluar el espacio que deseas remodelar, pues así podrás ver qué necesitas realmente. Incluso puedes pedir sugerencias a tu equipo, ya que ellos sabrán que reformas podrían lograr la funcionalidad y por lo tanto potenciar su desempeño en el trabajo. Por otro lado, si lo que quieres es remodelar el negocio entero, evalúa la distribución del lugar y lo que tus clientes perciben.

  1. Pensar en el nuevo espacio de acuerdo a las necesidades

Una vez que hayas hecho la evaluación del lugar, debes proceder a  visualizar cómo es que quieres que se vea tu nueva oficina, local o el negocio entero. Toma nota de los detalles que serán indispensables para cubrir las necesidades que te llevaron a tomar la decisión de remodelar. Luego, te recomendamos buscar la opinión de un experto. Con esta ayuda podrías recibir buenos consejos para aprovechar mejor el espacio, así como algunas ideas innovadoras. También te recomendamos que le des prioridad a lo que realmente necesita un cambio y empieces a remodelar desde ahí.

  1. Busca la mejor oferta en artículos y realiza un presupuesto

Una vez que tengas un plan en claro, deberás elaborar una lista con los materiales que necesitas. Así, podrás elaborar un presupuesto exacto. En este paso te recomendamos buscar las mejores ofertas y los proveedores más económicos para que puedas comparar y decidirte por la mejor opción.

  1. Evalúa la capacidad financiera

Teniendo establecido tu presupuesto, deberías evaluar la capacidad financiera con la que cuentas para poder cubrir el gasto total. En caso que no quieras agotar por completo la utilidad o ahorros de tu negocio, puedes considerar pedir un financiamiento. Existen variedad de opciones de préstamos, fáciles de obtener y que se adaptan a la perfección a estos casos en los que necesitas una inversión para un proyecto determinado y a corto plazo. Así, obtienes una aprobación del dinero que pueden prestarte de manera inmediata, y los requisitos exigidos por las entidades prestamistas suelen ser mínimos

  1. Establece un tiempo adecuado

Como último paso para la remodelación de tu oficina o negocio, debes establecer el tiempo estimado en el que planeas tener lista la reforma. Esto con la finalidad de poder seguir ofreciendo un servicio adecuado a tus clientes en la brevedad posible y que tu equipo de trabajo no se vea interrumpido en sus labores por mucho tiempo. Tener un tiempo de reforma estipulado también te ayudará a ir valorando el trabajo y tiempo de entrega de todo aquello que necesitabas cambiar.

Cómo debe ser un local comercial

Reta2, expertos en reformas integrales, te recomienda que para poder lograr espacios comerciales atractivos y funcionales, que provoquen el deseo de compra  y la fidelidad de tus clientes, se debe tener en cuenta diversos aspectos:

  • Decoración: El local es el espacio físico donde se desarrolla la experiencia de compra, por lo que los clientes deben sentirlo cercano, propio y acogedor. Eso les creará un sentimiento de confianza y fidelidad hacia la marca y hacia el propio comercio.
  • Proyecto: Lo mejor es que sea un proyecto que comprenda desde la arquitectura y la decoración del espacio, hasta las etiquetas de los productos, bolsas, etc. Debes tomar en cuenta desde lo más grande hasta lo más pequeño.
  • Idea: Tu local debe transmitir una idea fuerte, que se mantenga en el tiempo y que tenga una consistencia que pueda verse en cada uno de los elementos que componen el espacio, dándole a la marca su identidad propia.
  • Diseño:El diseño debe ser diferenciador, debe darle su propia identidad y crear un compromiso hacia la marca y el local.
  • Equilibrio: Todos los elementos deben tener equilibrio, como el color, texturas e iluminación, para crear un ambiente armónico y lograr un efecto positivo en el cliente.
  • Percepción del color: Es importante contar con conocimientos sobre la psicología del color que nos permitan crear un efecto positivo y transmitir nuestra identidad tanto dentro como fuera del local.
  • Movimiento: Este es uno de los elementos compositivos que se utilizan para atraer a los clientes a que se acerquen a nuestra vidriera y decidan entrar al local.

 

6 julio, 2020