Los usos más habituales del aluminio en los diferentes sectores

Los usos más habituales del aluminio en los diferentes sectores

La industria ha ido viviendo grandes cambios desde hace muchos años, apariciones de nuevos métodos de producción, avances tecnológicos, la digitalización industrial, el trabajo en cadena… pero los avances más grandes han venido de la mano del descubrimiento de nuevos materiales y si hay uno que se lleva la palma por encima de todos es el aluminio. Un elemento que ha aparecido en nuestras vidas y que ha venido para quedarse porque sus usos se cuentan por miles. Desde la ingeniería espacial al último electrodoméstico de nuestras casas, todo lleva aluminio. Esto ha hecho que sean cada vez más las empresas que tienen este material como su fuente de ingresos principal y es por ello por lo que destinan millones de euros para su desarrollo de cara a nuevas aplicaciones futuras.

El aluminio es uno de los elementos químicos más conocidos. Su símbolo es Al y número atómico es el 13. Este se trata de un metal no ferromagnético y es el tercer elemento más común que encontramos a lo largo y ancho de nuestro planeta Tierra. De hecho, los compuestos de aluminio llegan a conformar el ocho por ciento de la corteza del planeta y se encuentran presentes en la inmensa mayoría de las rocas, además de en la vegetación y en algunos animales. Si queremos encontrarlo en su estado natural, lo podemos ver en gran cantidad de silicatos, sin embargo, este metal se extrae de forma exclusiva del mineral que conocemos de forma habitual como bauxita. Por transformación lo convertimos en alúmina mediante un proceso llamado Bayer y mediante la aplicación de electrólisis lo podemos ver en forma de aluminio metálico.

Entre los usos industriales más comunes que le solemos dar a las aleaciones de este metal se encuentran:

  • Las aleaciones de aluminio se usan como material estructural en aviones, automóviles, trenes de alta velocidad, metros, tanques, superestructuras de buques y bicicletas, además de otros muchos vehículos destinados a la práctica deportiva como pueden ser coches de rallyes, monoplazas de fórmulas de promoción o karts.
  • Estructuras portantes de aluminio en edificios con el fin de poder garantizar su estabilidad y seguridad.
  • Embalaje de alimentos. En nuestros hogares es muy habitual ver diferentes aleaciones de aluminios, ya que lo encontramos en elementos tan usados como el papel de aluminio, latas, tetrabriks, etc.
  • Carpintería metálica. No solo lo vemos en la cocina, sino que, en puertas, ventanas, cierres, armarios… y otros muchos elementos también está presente de forma convencional.
  • Bienes de uso doméstico. Seguimos en las viviendas con el uso de utensilios de cocina, herramientas, etc.
  • Transmisión eléctrica. Si optamos por el aluminio como conductor y ponemos uno de mismo peso y longitud que otro de cobre, el de aluminio será más conductivo y, además, más barato. No obstante, la realidad es que el cable sería más gordo que el de cobre, esto se debe a que si medimos en volumen la conductividad eléctrica que nos ofrece el aluminio, esta es tan solo del 60% respecto a la que nos ofrece el cobre. Si bien es cierto que la mayor ligereza que el aluminio ofrece frente al cobre reduce el esfuerzo que las torres de alta tensión deben soportar al tensar los cables, por lo que permite también que exista una separación mayor entre ellas y esto derive en costes de montaje y mantenimiento de infraestructuras. Por este mismo motivo, por el de su ligereza, en los campos de la aeronáutica, también es el sustituto del cobre.
  • Calderería.

Sea cual sea la aplicación que le queramos dar, porque lo cierto es que a mayores de las que os hemos mencionado existen otras muchas, lo mejor que podemos hacer cuando necesitamos aluminio es acudir directamente a Aluminios Franco, una de las empresas con más experiencia en este material y que nos ofrecerá la mejor calidad, tanto en aluminio de uso industrial como para usos domésticos.

La industria del aluminio en nuestro país

El sector del aluminio en España suma más de 60.000 empleados directos y lo hace en grandes empresas las cuales estuvieron hace un par de años en jaque, debido a su venta a una multinacional más grande. De hecho, las tres plantas que esta compañía tenía en nuestro país, las dos gallegas, en A Coruña y San Cibrao, y la asturiana, en Avilés, son las encargadas de fabricar el 90% del metal que se transforma en España, por lo que podemos ver que la gran mayoría del volumen de negocio del aluminio en nuestro país, lo controla una única empresa que entre directos e indirectos, ronda los 100.000 empleos.

12 septiembre, 2018