Un gran número de turistas roba cosas de su habitación de hotel cada vez que se aloja en uno diferente. Algunos dicen que es por colección, otros simplemente roban porque está en su naturaleza y los hoteles lo saben. De hecho, lo tienen tan claro, que suelen destinar una partida de sus presupuestos anuales a reponer todo lo sustraído por “huéspedes de mano larga”. Incluso los pequeños alojamientos rurales, apartamentos turísticos de alquiler y Bed&Breakfast son conscientes de ello y, por eso, todos han de contar con proveedores que nutran sus existencias de productos cuando se vayan acabando.
Seguir Leyendo