Los consistorios aprovechan las épocas de bonanza meteorológica para acometer obras públicas importantes, que en otras estaciones del año se pueden dilatar en plazos precisamente por las inclemencias del tiempo, que hacen parar la obra en días puntuales. Por eso es ahora cuando se proyectan y ejecutan estas intervenciones en la obra pública, que suponen cortes de tráfico, cortes de aceras, modificación de tráfico rodado, asfaltado, cortes de pavimento, cortes de hormigón y asfalto, asfaltado, pavimentado, etc. En muchos casos estos proyectos además de un acondicionamiento, se aprovecha para mejorar el tráfico rodado y también para ubicar mobiliario urbano más moderno y funcional, para embellecer los espacios públicos.
Seguir Leyendo