El verano es la mejor época para recapacitar

El verano es la mejor época para recapacitar

Es bien sabido por todos que el ritmo de trabajo en la empresa disminuye conforme se va acercando agosto. La mayoría de los trabajadores, y gran parte de los empresarios toman sus vacaciones entre mayo y agosto. Aunque como podemos comprobar cuando salimos a la carretera, el grueso de los trabajadores prefieren agosto.

No solo por los atascos podemos probar este hecho, sino también porque cuando estás trabajando y requieres de la atención de un trabajador de otra empresa, lo normal es ser atendido por el compañero porque la persona que buscabas se había ido de vacaciones. Esto ocurre sobretodo si   trabajas con pymes.

Las pymes son el motor económico empresarial del país, al igual que los autónomos. Pymes y autónomos buscan ser competitivos siempre, y para ello intentan limitar al máximo los días en los que la empresa está cerrada. Dependiendo de la actividad objeto de la empresa, se pueden elegir unas fechas u otras para tomar vacaciones. Por ejemplo, en el sector jurídico la mayoría de las empresas y bufetes de abogados cogen vacaciones en agosto, dado que los juzgados están cerrados (a excepción de los Juzgados de lo Social)

Pese a todo, las vacaciones son necesarias, incluso para los empresarios y autónomos. No sólo el descanso viene bien para recuperarse, sino que es el momento perfecto para hacer un juicio de valor respecto a la empresa. No me refiero tanto a comprobar el estado de las finanzas y las previsiones de crecimiento, ya que esto es algo que se puede realizar mensualmente.

Me refiero a detectar cuáles son los puntos fuertes que te diferencian de la competencia para explotarlos. También hay que ser sinceros con uno mismo y detectar en qué se puede mejorar. Después de comprobar tus fortalezas y tus debilidades, es importante detenerse en otro aspecto, en los valores empresariales.

Mucho se ha hablado sobre los valores en la empresa, estos son los pilares sobre los que se asienta la empresa, y giran sobre ellos la actividad comercial y productiva de cada día. Los valores empresariales te permiten aportar al cliente y a tus trabajadores seguridad, y además permiten identificar tus signos distintivos y tu labor empresarial con una forma de trabajar. En este artículo vamos a dar ejemplos de valores empresariales que hay que tener en cuenta, cuando se recapacite sobre el estado de las empresas durante las vacaciones.

Los valores empresariales más importantes

El principal valor a cumplir, y detectar que se cumple, es comprobar que se trata a los clientes, trabajadores y demás personas relacionadas con la empresa, como te gustaría ser tratado. Esta es una regla de oro, ya que este principio te permitirá adquirir respeto y a la vez dormir como un bebé por las noches.

La integridad es un valor controvertido en el ámbito empresarial, existe miedo a decir las cosas como son, y muchas veces se distorsionan los hechos llevando a confusión. Esto no te permite generar confianza, ya que nunca se sabe si vas a cumplir tu palabra o no. En este sentido, merece la pena ser directo, este es otro valor empresarial que te permitirá expresar que quieres o esperas de una empresa o trabajador, y que esperas obtener del mismo, sin que haya malentendidos. Si se cumplen estos principios conseguirás generar confianza, que es uno de los elementos del éxito en las relaciones empresariales y humanas.

Por último, cada verano reviso el plan de negocio de mi empresa para ver si cumplimos nuestro propósito, que es generar un valor al cliente. Ya trabajes con empresas o consumidores, hay que tener siempre en cuenta porqué creaste la empresa, y si estás cumpliendo el fin. Al fin y al cabo las finanzas pueden ir bien, pero puedes alejarte del tipo de servicio que deseabas crear.

Pongo un ejemplo práctico de ello. Justo antes de irme de vacaciones llevé mi pequeño a barco a revisar. Siempre me gusta llevar una balsa salvavidas, aunque no sea necesario, y encontré en Balsamar, una empresa formada por un equipo de profesionales envidiables¡ que velan por nuestra seguridad (y lo hacen gracias a su experiencia), un lugar donde comprar este tipo de producto y contratar un servicio de mantenimiento del mismo.

Para finalizar diré que generar seguridad en las relaciones comerciales, es el valor más preciado.

23 Julio, 2017