Tributos y obligaciones sujetos a los alquileres vacacionales

Tributos y obligaciones sujetos a los alquileres vacacionales

Con las vacaciones de verano muchos turistas extranjeros y nacionales van a moverse a las ciudades más turísticas, como Madrid o Barcelona, para visitar los monumentos turísticos y calles emblemáticas de estas grandes ciudades. La sociedad ha cambiado la manera en la que hace turismo, ya que, si antes lo normal era coger un hotel durante unos días, actualmente los apartamentos turísticos están en el foco de atención.

Es difícil olvidarse de las manifestaciones del sector hotelero y de la población por intentar regular los apartamentos turísticos. Estos apartamentos ofrecen un servicio diferente al que pueden ofrecer los hoteles, pero la realidad es que también permiten ver la ciudad de una manera diferente. Y, sobre todo, debido a que las estancias son mas largas, también dejan más dinero en las ciudades.

La problemática de los apartamentos turístico parte de que son capaces de atraer tantos clientes que llegan a producir una intrusión en el sector hotelero. Además el problema no es solo que generan una intrusión en el sector hotelero, el problema es que existen una gran cantidad de apartamentos turísticos que no comunican a hacienda las ganancias, lo que significa que están haciendo competencia desleal a aquellos apartamentos que si que están cumpliendo la normativa.

A falta de una normativa estatal que regule de una vez por todas esta situación, los ayuntamientos de ciudades como Mallorca o Barcelona, han puesto medidas a los apartamentos turísticos para que regularicen la situación, imponiendo graves sanciones a las personas o empresas que no regularicen la situación.

Lo que también se pretende evitar con estas normativas es la especulación inmobiliaria que está creando graves estragos en las ciudades, debido a que los precios de las viviendas, aunque sobre todo de los alquileres, están subiendo de una manera desmesurada, y esto es un problema porque los alquileres pueden llegar a ser prohibitivos.

Pero este no es el tema del artículo, ya que hoy vamos a centrarnos en las nuevas obligaciones fiscales que los intermediarios de alquileres vacacionales van a tener que afrontar. Estos intermediarios suelen ser agencias inmobiliarias especializadas en alquileres vacacionales.

Un buen ejemplo es Quiality Rent, una inmobiliaria de Denia especializada en el alquiler vacacional que se ha establecido en su puerto., y que destaca por ser expertos en alquiler de villas y chalets de vacaciones con piscina privada así como en alquiler de apartamentos cerca de la playa, casas adosadas y fincas.

Existen nuevos modelos de declaración informativa

La última semana del mes de mayo, la Agencia Tributaria aprobó un nuevo modelo de declaración informativa que tiene como destino los intermediarios de alquileres vacacionales (por días), ya sean particulares o empresas.

El Modelo 179 tiene un claro objetivo, controlar y obligar a que todos los que perciben ingresos por este tipo de operaciones informen sobre las mismas. Un punto importante ya que son muchos los que no declaran este tipo de ingresos, que han pasado de ser ocasionales a más habituales ayudados especialmente por la visibilidad que ofrece diferentes plataformas web.

Por esto, este modelo se centra no en los que alquilan sino en las “entidades o personas que presten el servicio de intermediación entre los cedentes y cesionarios del uso de viviendas con fines turísticos”. Esto delimita mucho quienes tienen que presentarlo, pero se controla un gran número de operaciones.

Esto es así porque este modelo que se presenta trimestralmente (aunque este año de adaptación se informará de todas las operaciones del 2018 del 1 al 31 de enero de 2019), se identifican datos tan importantes como: el titular o titulares de la vivienda, el inmueble especificando su referencia catastral, días que se ceda la vivienda con fines turísticos, importe percibido o de forma voluntaria fechas de inicio de la cesión e intermediación e incluso identificar el medio de pago utilizado.

Este modelo es obligatorio, como cualquier declaración informativa, y si se presenta fuera de plazo estaría obligado a pagar una sanción como el resto de informativas no realizadas o hecha con retraso: a partir de 10 euros por dato no publicado con un mínimo de 150 euros.

Esta declaración entra dentro de una campaña de la Agencia Tributaria, coincidente con el inicio de verano, en el que recuerda que todos los involucrados en operaciones de viviendas de alquiler vacacional cumplan con sus obligaciones tributarias. Hacienda está cada vez más atenta a estos “ingresos esporádicos” ya que todo alquiler debe tributar e incluirse en la declaración de la renta, de forma correcta y exacta para evitar problemas con el fisco.

18 julio, 2018