Subir el IVA en la restauración sería un duro varapalo

Subir el IVA en la restauración sería un duro varapalo

Tener un negocio de restauración u hostelería no es nada sencillo. Simplemente para ponerlo en marcha necesitas un gran desembolso cada día. Local, luz, personal, gas, calefacción, mobiliario, bebidas, comida fresca y congelados con los que cubrir todas las necesidades, baños para discapacitados y demás arreglos en los accesos, impuestos… Sin ir más lejos, el otro día estuve hablando con un contratista, ya que me gustaría poder cerrar la zona de la terraza para así utilizarla también en los días de más frío y el precio que me cobraba era alto porque le pasaba lo mismo que a mí, tenía que poner muchas cosas de su bolsillo y además no quería jugársela en la seguridad, por lo que para todos sus trabajos contrataba también los servicios de Soluciones Técnicas para aquellas tareas más difícil y en las que estaba en riesgo la vida de sus trabajadores. Pues bien, por si esto fuera poco, ahora también a los hosteleros nos quieren subir el IVA.

Así es, como lo leéis, ahora el ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro, debe explicar si va a obedecer al Fondo Monetario Internacional, que hace unas semanas sugirió al Gobierno que elevara el IVA turístico y de restauración, un sector que, hay que recordar, es uno de los puntales de la economía española, por lo que sería un desastre un aumento de la carga impositiva para un sector que crea millones de empleos y que ya supone alrededor del 11 por ciento del producto interior bruto (PIB) de España, según el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Subir el IVA a esta parte de la tarta sería un ataque frontal a un sector estratégico de la economía española, así que esperemos que el Gobierno sea sensible a las demandas del sector y que no vuelva a defraudarlo. De hecho, el Gobierno, en la campaña electoral para las elecciones de 2011, prometió impulsar el sector, disminuyendo la carga impositiva que soporta, pero incumplió esa promesa. Concretamente, Rajoy prometió en campaña en 2011 bajar el IVA turístico a la mitad, y no lo hizo; no solo no lo bajó, sino que lo subió 2 puntos y hoy tenemos el IVA turístico más elevado de Europa y de todo el Mediterráneo. Y eso supone una pérdida de 1.000 millones de euros y de unos 19.000 empleos al año, algo en lo que no vamos sobrados precisamente.

Un mal Gobierno para el sector del turismo

Ojalá el ministro Montoro acuda al Congreso de los Diputados para explicar que no va a atender a las demandas del organismo internacional y que, por el contrario, va a permitir que el sector turístico siga desarrollándose. Aunque los antecedentes no invitan al optimismo. Y es que este Gobierno se ha permitido el lujo de recortar a la mitad el presupuesto de turismo. De hecho, ha eliminado prácticamente los planes de dinamización turística y competitividad y los planes de mejora de la planta hotelera. Se ha cargado, por ejemplo, el Plan Qualifica de la Costa del Sol. Además, no ha hecho nada para terminar con la estacionalidad; de hecho, ha recortado brutalmente los planes de vacaciones para mayores, algo esencial para mantener el sector fuera de temporada y para la generación de empleo durante la temporada baja.

26 enero, 2017