Traductores Jurados para proyectos internacionales

Traductores Jurados para proyectos internacionales

Desde hace años tengo una empresa de construcción que desarrolla su actividad por media Europa. Normalmente solemos movernos por los mismos países, pero en esta ocasión tuvimos una oferta del Gobierno rumano para construir unas infraestructuras en la zona de Moldavia, al este del país.

Al ser una de las zonas menos desarrolladas, era necesario y para que todo estuviera bien hecho, había que llegar a un acuerdo, aunque las primeras conversaciones telefónicas fueron bastante positivas. El inglés facilita mucho las cosas, pero ellos querían que todos los papeleos fueran traducidos también al rumano para evitar malos entendidos.

Nosotros apostamos por traductorjurado.org que desde hace ya años recurrimos a ellos y nunca hemos tenido problema. Normalmente le pedíamos traducciones juradas en inglés, francés, italiano o alemán, pero cuentan también con profesionales en lengua rumana, por lo que conseguimos realizar el proyecto y firmaron un acuerdo que nos tendría con labor para los próximos seis meses como mínimo.

¿Qué es realmente un traductor jurado?

En caso de que no sepas lo que es un traductor jurado te lo cuento. Los traductores jurados oficiales, como son con los que trabajamos, los nombra el Ministerio de Asuntos Exteriores, contando con gran experiencia y puedes conseguir los resultados que buscas con la tranquilidad de ser un personal que tiene su certificación.

¿Qué es una traducción jurada? Seguro que te lo has preguntado, pues bien, es una traducción certificada gracias a la firma del traductor jurado en cuestión. Para que puedan tener las traducciones la misma validez que un documento original, hay que darles carácter oficial, algo que solo puede hacer el traductor jurado/traductor jurado oficial mediante un sello gubernalmental, su fedatario y la firma.

Este tipo de traducción la realizan los intérpretes y traductores jurados oficiales que nombra el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación (MAEDC). Sí que es verdad que en algunos casos como el del gallego, euskera o catalán lo habilitan la Xunta de Galicia, el Generalitat y el Gobierno Vasco.

Lo que debes tener claro es que un traductor jurado oficial, es el que se hace responsable de la fidelidad del documento que debe firmarse respecto al original. La totalidad de las traducciones tienen la misma validez legal ante las autoridades.

En cuanto a la variedad de textos, pues en nuestro caso solemos pedir traducciones de contratos y licitaciones, pero también realizan poderes, escrituras notariales, cuentas anuales, constitución de sociedad y estatutos, expedientes de carácter académico, expedientes de adopción, certificados e incluso traducción de patentes.

Al final, para trabajar en otros países y que todo se desarrolle con normalidad, en ocasiones no hay más remedio que curarse en salud y desde luego que contar con profesionalidad de dilatada experiencia y acreditado conocimiento de los idiomas en cuestión, hacen que afronte uno estos trámites con la tranquilidad de que un buen equipo lleva todos tus papeleos.

Una vez solucionado el tema burocrático, pudimos abordar la obra que realmente quedó magnífica y que sabemos al trabajar en el terreno, que puede ayudar en buena medida a impulsar el desarrollo de una zona de Europa que necesita crecer y donde las infraestructuras adquieren gran importancia para facilitar el transporte.

Sabemos que son necesarios muchos más trabajos, pues el país tiene pocos kilómetros de autopistas. Nosotros, en España, sabemos muy bien los beneficios de todo tipo que tienen las infraestructuras y en el caso rumano, una inversión fuerte les vendría genial.

Está claro, que dinero les está llegando y se realizan muchas obras, buena parte de ellas por empresas españolas, pero menos de las que se deberían, pues las necesidades son mayores de las que pueda tener en general cualquier región española.

Quisiera finalizar dando un consejo a todas las empresas, si necesitáis traducción no os la juguéis y confiad en los profesionales, existen cuestiones legales y de tipo empresarial que no se pueden dejar en manos de personas que no tengan la total seguridad de que la traducción es perfecta. Correr riesgos es una imprudencia que puede dar al traste con negociaciones que iban a ser muy fructíferas y que por un malentendido acaban de aquella manera.

Si quieres evitarlo ya sabes, confía en un buen traductor jurado y tendrás todas las garantías necesarias para que tus documentos y negociaciones se desarrollen de forma segura.

23 Junio, 2017