Invertir en ladrillo en la actualidad

Invertir en ladrillo en la actualidad

Hasta hace unos años decir esta palabra era como mencionar al diablo. Después de que la famosa crisis que hemos padecido en España se haya asociado al ladrillo, decir que quieres invertir en ladrillo suena a suicidio. Pues bien, como suele pasar en la historia, los ciclos van pasando y todo vuelve a su estado natural. Hay que saber cómo se ha llegado a esa situación, pero con cabeza y madurez tirar hacia adelante. Por eso, ya en este 2018 se puede decir que invertir en ladrillo es una buena apuesta.

Los datos dicen que la rentabilidad bruta del alquiler de vivienda alcanzó un 7,29% a finales del pasado año  2017 en España. De este modo, una inversión destinada al arrendamiento en el mercado residencial se confirma como una opción atractiva tanto para grandes como para pequeños inversores.

Cuando anteriormente decía que hay que operar con cabeza me refiero a analizar una serie de datos para no caer en errores del pasado. Por ejemplo se debe analizar el mercado inmobiliario residencial de forma micro como lo hace urban Data Analytics (uDA). Esto permite ver diferencias en zonas locales y de forma segmentada por tipología de viviendas. Está claro que no es igual invertir ahora mismo en zonas en proyección que en lugares que han caído en el ostracismo o cuyos precios son prohibitivos como puede ocurrir en Ibiza. Debido al mercado inmobiliario nacional tan polarizado en el que nos encontramos, es fundamental tanto estudiar las áreas locales de forma comparada como bajar los análisis a nivel de tipologías de activo.

Los datos dicen que tras la evolución en el mercado inmobiliario en 2016, todo apunta que 2017 fue el año de afianzamiento del sector. De ahí que muchos analistas vaticinen que es un buen momento para invertir en vivienda. Se prevé un crecimiento de la rentabilidad, en parte gracias al incremento del precio de venta y alquiler. Los expertos dicen que estamos en un buen momento para invertir en vivienda porque la tendencia del mercado es alcista en general.

Obviamente hay que entrar en grandes ciudades y en zonas consolidadas, no comprar en cualquier lugar. Los centros urbanos de grandes ciudades como Madrid, Barcelona, Valencia o Málaga, son una buena opción. En ellas, el mercado residencial ha vuelto a resurgir. A esto, se une que estamos con unos tipos de interés en mínimos y que otros activos financieros tienen una rentabilidad escasa. Por eso una buena recomendación es echar un vistazo a Fresno Inmobiliaria, un equipo de profesionales con más de 15 años de experiencia en el sector inmobiliario.

Un ejemplo de buena compra

Pongamos un ejemplo. Qué te parece una casa en El Casar de 217m2 construidos y 1.607m2 de parcela totalmente acondicionada con césped natural, con zonas soladas y ajardinadas, con barbacoa de obra y trastero, ideal para disfrutar de buenos momentos en compañía. La vivienda dispone de tres plantas, la planta principal a la que accedemos desde un porche acristalado, cuenta con una cocina amueblada con electrodomésticos básicos y salida al exterior, un baño completo con plato de ducha y mampara con sistema hidromasaje , 3 estupendos dormitorios todos ellos con armarios empotrados y un salón de 30m2 con chimenea y acceso al porche. ¿Cuánto pagarías? Pues puede ser tuyo por 275.000 euros. Una ganga porque es posible que dentro de unos años ese precio aumente considerablemente.

Puedes mirar también chalets en las áreas de Algete, Daganzo, Cobeña y como te hemos comentado, El Casar. Ubicaciones en pleno auge de la zona noreste de Madrid y donde cada vez hay más servicios y más proyectos sobre la mesa.

Como has podido comprobar, las reglas del juego en el contexto económico han cambiado. Todo esto ha afectado al precio de los bienes de inversión. Surgen dudas del tipo: ¿Merece la pena comprar una casa para posteriormente ponerla en alquiler? ¿Es la vivienda un activo inmobiliario rentable que podemos colocar entre las mejores inversiones?

A la hora de decidir dónde invertir en vivienda, uno de los aspectos clave para destinar nuestros ahorros y obtener rentabilidad es saber combinar riesgo y rentabilidad. Por eso más que dejarnos llevar por emociones fuertes, una opción razonable sería elegir una combinación de rendimiento y demanda. Lo mejor es acudir a una inmobiliaria de confianza y que te pueda asesorar.

 

10 abril, 2018