Halloween, un negocio de miedo

Halloween, un negocio de miedo

Que nadie se engañe. Halloween al final es un simple y puro negocio. Como todo en esta vida. Como las Navidades, como los fines de año, como los San Valentines o como los Puentes. Todo se mueve por dinero y las empresas han encontrado en la noche del 31 de octubre la forma más rentable para sacarse unos euros antes de que llegue la Navidad. Al final no es ni tradición americana, ni tradición de nada, es simplemente marketing. Son muchos los sectores que han sabido ver en este día la mejor forma de sacar tajada. Se estima que las ventas se incrementan en estos días entre un 30% y un 40%.

  • Uno de los que mejor lo ha hecho es el de los disfraces. Por ejemplo en la web de La Casa de los Disfraces puedes encontrar durante estos días todo un arsenal de originales y terroríficos disfraces con los que te convertirás en la estrella de la noche. Y es que este sector ha sabido hacerse un hueco y no tener que esperar solo a los Carnavales para tener que disfrazarse. Aquí puedes encontrar máscaras, caretas y todo tipo de detalles para la noche con más miedo del año. Bueno, con respeto de cuando tenemos elecciones y toca el momento de dar los resultados de los votos.
  • Los bares también han visto, como no, negocio. Estos están mucho más acostumbrados a hacerlo. Y es que aprovechan la mínima para hacer caja. Por ejemplo, que la final de la Liga de Campeones la juegan dos equipos de España, pues ya se inventan una fiesta. Que llega la Oktoberfest en Alemania, pues en nuestro país también. El caso es ir al bar para celebrar algo. ¿Verdad?
  • Los supermercados también han encontrado su hueco. Y es que ahora vas a estos lugares y te encuentras bebidas o comidas relacionadas con la noche de Halloween. Por ejemplo el otro día estuve al que tengo debajo de casa y vi sangría especial y muchas comidas elaboradas con calabazas. Y por supuesto, los dulces, como buñuelos o caramelos para hacer el famoso truco o trato.
  • Incluso los cines aprovechan estos días para programar y estrenar películas terroríficas. Y es que hay mucha gente que ve en esta noche el mejor momento para coger una bolsa de palomitas, una coca cola y presentarse ante la gran pantalla.

Marketing terrorífico

Todas las empresas buscan favorecerse de estos días. Por ejemplo, si tienes una heladería podría ser “La noche de los helados endemoniados”. Si tienes una tienda de ropa puedes asociarte con una tienda de disfraces o sacar tu propia línea de Halloween. Las redes sociales se llenan de imágenes de terroríficas, y relevantes para la ocasión. Por ejemplo, fotos del equipo de trabajo disfrazados o partes de la oficina decorada con objetos pertinentes.

En definitiva máscaras, disfraces, dulces, maquillaje, todo vale… son un motor más que suficiente para que algunos empresarios fomenten el “consumo del terror”. Se cree que estamos imitando a los americanos por ser los mejores, pero yo creo que simplemente unos quieren ganar dinero y otros divertirse. Y que yo sepa no hay nada de malo en ello. Si realmente quisiéramos imitar a los yanquis pues también tomaríamos prestada yo fiesta de Acción de Gracias, y esa para nada.

 

1 Noviembre, 2016