Elige el sistema de ortodoncia que mejor se adapta a tu economía sin renunciar a la comodidad y a la eficacia

Elige el sistema de ortodoncia que mejor se adapta a tu economía sin renunciar a la comodidad y a la eficacia

Más que un problema estético, las malformaciones dentales constituyen un problema de salud al que hemos darle la prioridad que le corresponde, e intentar darle pronta solución, que generalmente pasa por la, archifamosa a día de hoy, ortodoncia. A este respecto cabe plantearse una cuestión, ¿se está haciendo un uso abusivo de la ortodoncia o responde mayormente a una necesidad real de corrección?

Actualmente, la publicidad ha conseguido introducir en las mentes de muchas personas la idea de la perfección, hasta el punto de la obsesión, y por eso se someten a multitud de tratamientos distintos estéticos, que incluyen los brakets, el invisalign, la ortodoncia lingual, o la ortodoncia 3D, el más eficaz, pero posiblemente el menos atractivo. Pero lo cierto es que existen infinidad de personas con problemas dentales, faciales o mandibulares, que encuentran la solución en un tratamiento de este tipo.

¿Cómo saber si estamos ante una necesidad o si estamos siendo unas víctimas de la moda?

Para responder a esta pregunta, vamos a ver la explicación de la Sociedad Española de Ortodoncia y Ortopedia Dentofacial (SEDO), que dice lo siguiente: la ortodoncia persigue la normalidad en el paciente, pero no alcanzar el ideal, es decir, la perfección. Y aquí es donde se encuentra el límite. El tratamiento ortodóntico es adecuado para todas aquellas personas que presentan algún tipo de problema de desarrollo o crecimiento normal de sus dientes y maxilares. El tratamiento se dirigiría, por tanto,  a normalizarlo, a modo de ensamblaje de unión de todas sus piezas.

Las alternativas dependerán del tipo de problema a tratar, de la edad, pero sobre todo, de la economía de cada individuo particular. El objetivo de la ortodoncia es corregir las anomalías de los dientes y de los huesos maxilares, en función de las necesidades concretas de cada paciente.

Los brakets tradicionales tienen una muy buena relación calidad/precio, y su baja fricción permite reducir el tiempo de tratamiento. Son ideales para economías más limitadas, y el único inconveniente que representan es solamente a nivel estético, aunque para muchas personas resultan muy atractivos. Con este tipo de ortodoncia fija hay que extremar la higiene de la boca, para minimizar el riesgo de caries provocadas por no eliminar correctamente los restos de alimentos. Por eso, pese a los avances en este campo que han conseguido tratamientos que apenas se ven, los brakets metálicos son los más demandados por los clientes. Y así nos lo confirman en La Tienda del Dentista, dedicada en exclusiva al odontólogo/dentista/estomatólogo/clínica dental y al sector odontológico en general, con innovadoras y transformadoras propuestas para la adquisición de equipamiento dental y todo lo que se relacione con la profesión dental. Cuenta con el respaldo de un sólido equipo humano cuya misión, basándose en la transformación que ha sufrido el sector dental en los últimos años, es facilitar al dentista/odontólogo/estomatólogo las mejores ofertas, los mejores materiales dentales y el mejor equipamiento dental, así como rapidez, servicio y calidad.

Cuidados dentales para l@s más peques del hogar

Muchas personas tienen dudas acerca de la edad adecuada para empezar a llevar a sus hijos e hijas a la consulta del dentista. Pues bien, según l@s profesionales, sería alos 6 años, en cuanto salen los molares definitivos. Otra visita importante llegaría a los 12 años, cuando le salen los segundos molares definitivos. En ese momento, el dentista comprobará si todo encaja correctamente.

¿Y que ocurre si el dentista encuentra problemas con la oclusión de los incisivos o un fallo de contacto entre los dientes?

En ese caso, se valorará si es conveniente colocar un sistema para mantener el espacio interdental y evitar la mala mordida u oclusión incorrecta.

Hay que tratar de eliminar malos hábitos en nuestros peques y evitar que se chupen el dedo pulgar para evitar posibles malformaciones.

Las maloclusiones o problemas de mordida pueden originarse debido a causas diversas: la herencia genética, enfermedades de los dientes o pérdida precoz de los mismos, accidentes, etc… Por lo que además de a los niñ@s, también afectan a los adult@s cuando éstos no han sido tratados en la infancia, o provocados por un accidente o infección.

3 enero, 2018