Confía en un buen taller

Confía en un buen taller

Cuando uno se compra un coche y va a recogerlo por primera vez, vas con tantas ganas e ilusión, que realmente no piensas en que no solo te has gastado dinero en ese vehículo, ignoras completamente que en el momento de sacarlo por el concesionario, es dinero que no solo vas a perder sino que también vas a tener que gastar. De hecho el primer coche que uno se compra suele ser cuando eres joven y miras las cosas de otra manera tal como las pudiera ver un adulto, en este caso el padre de uno mismo, quien te habrá dicho varias veces que mires otras opciones y preguntes por precios que no se que… y es que ese “no se que” no se sabe explicar con certeza, pues todos ignoran a esos adultos sabios y solo nos fijamos en cuánto corre el nuevo coche o qué bonito es.

Y es que la primera en la frente. Te das cuenta que el coche tiene un arañazo y claro es el coche nuevo y quieres lucirlo en perfecto estado. Lo llevas al concesionario y aquí viene el primer golpe: te cobran una pasta increíble por quitar ese arañazo. De hecho lo primero que piensas es en coger un rotulador del mismo color y taparlo de esa manera, pues la cantidad de dinero que están pidiendo por un simple arañazo no estaba prevista en tus gastos mensuales. Así que ahora es cuando comienzas a escuchar a los ya nombrados adultos y por supuesto su consejo comenzará con un: “TE LO DIJE”.

Ese adulto, con sus años conoce otro tipo de talleres. Claro, tú. que quieres mas que a nadie a tu coche no te fías nada, pero también te acuerdas del precio del concesionario,viene la sorpresa y es que el precio es mucho menor que el que te habían dado. Y estamos hablando de un simple arañazo, porque si hablamos de una avería que por muy simple que parezca los precios varían bastante.

El caso que ese viejo al que ignorábamos te lleva al taller Autobabel y estrecha la mano del mecánico y al hablar sonríen, se nota que hay confianza, que el padre confía en ese mecánico de manos oscuras debido al trabajo realizado con los coches. Y claro es que ya estamos viendo otra diferencia dejando de lado los precios: la confianza y el trato que te da un taller pequeño.

Mi abuelo, que en paz descanse, siempre me decía que en la vida hay que tener tres tipos de amigos: un médico, un policía y un mecánico. Y mi padre ya cumplía parte del consejo. Por cierto que mi abuelo también llevaba su vehículo al taller Autobabel, teniendo él, otro coche distinto al mio.

Se puede observar que además en ese taller hay mas coches de distintas marcas, modelos distintos incluso se puede ver algún coche de alta gama, lo que aumenta mi confianza.

Cuando llega la hora de recoger el vehículo de esa primera avería, uno puede observar que el coche sigue siendo el mismo y que funciona en perfectas condiciones. Además el precio ha salido mucho mejor que al principio. Se olvida mencionar que el vehículo también te lo dan completamente limpio. Por supuesto si con el paso del tiempo todo sale bien volveremos a ese taller en el cual podrás contar para cualquier problema mecánico con ese trabajador de manos manchadas en aceite, pues él sabe que un cliente satisfecho es un cliente ganado.

A todo esto que mientras estaba en el taller observé, cómo muchas empresas de alquiler de vehículos llevaban sus coches allí mismo, cosa que me trasmitía más confianza aún.

Finalmente haciendo una comparativa entre un taller de multimarcas y un taller original, es que el precio para empezar será mucho menor, el trato es más directo y cordial, la limpieza final del coche es la misma, y si el cliente tiene algún inconveniente el mecánico de un taller multimarcas hará lo posible para poder solucionar el problema con tal que ese cliente se quede satisfecho. De verdad, que os recomiendo sin duda que acudáis a este taller, si tenéis alguna avería o duda con vuestro coche, os atenderán de una forma inigualable.

 

21 enero, 2016

Deja un comentario